Filosofando

Con este texto limitado a 500 caracteres participé en un concurso literario de Librería El Péndulo, se los comparto por este medio ahora…

Poniendo la silla sobre el escritorio el profesor dijo: “Tienen que demostrar que esta silla no existe”. Mis compañeros intentaban con resultados errados hasta que tocó mi turno, mi respuesta al momento de ser solicitada fue: “¿Cuál silla?”. Los ojos del profesor se abrieron y casi pude ver una sonrisa, lo que me hacía pensar que había logrado la demostración filosófica, después de todo siempre he sido el mejor de la clase y en cuanto a mis profesores, tengo mis razones para que me quieran…

Largos días y gratas noches…
-ALUcard

Relato del Vampiro… (Parte 2)

Cerca del amanecer, el hambre sin saciar y una extraña inquietud por aquella presencia, el guardián era un gólem cubierto con una armadura oscura, gigante a comparación con el tamaño de Thalía y yo estaba seguro que podía hacerme trizas con solo un puño o con la larga y pesada espada con empuñadura de matadragones que dominaba cual daga en una mano.

espada-bc3a1rbara

 

El vino y el inminente día me hacían sentir cansado, de alguna manera no haber saciado mi hambre me restaba fuerza y el sueño comenzaba a aparecer de nuevo; noté que en el gran salón no había ventanas, las únicas luces existentes eran las casi doscientas velas en todo el lugar y un pequeño hueco redondo en la parte más alta del lado este del salón, la silla era cómoda, mis ojos se cerraban y las voces comenzaban a parecer lejanas, me entregaba al letargo…

-Debe morir.- La voz de la mujer sonó como un eco, mis ojos entreabiertos y la vista borrosa, aturdido como por una especie de droga que actuaba a través del vino intenté levantarme pero la luz que provenía de las manos de Thalía era intensa y me aturdía más, “un cristal oscuro”, pensé. Los cristales oscuros tienen un poder casi ilimitado, pueden transformar al más puro y noble corazón en un demonio capaz de arrasar con cualquier cosa que se interponga en su camino.

Imaginé que estaba soñando, en ese momento el cristal tomó posesión del cuerpo de Thalía convirtiéndola en un ser tan pálido como yo, sus facciones se perdieron completamente en una extraña mueca, dientes afilados, ojos brillantes, brazos largos y tan delgados que parecían romperse y al final unas manos con garras afiladas, la mitad de su cuerpo se cubría de escamas y su cabello era como fuego. Me atacó.

Yo aún sin poder despertar del todo intenté esquivar el golpe sin éxito y caí al suelo, me levanté al instante cuando mi instinto de supervivencia me llevaba al frenesí de asesino, el guardián observaba, como si supiera que ella saldría victoriosa sin problema alguno, pero la velocidad de un vampiro es, incluso con pocas reservas, muy superior a la de cualquier demonio; intentó otra embestida pero esta vez sus garras marcaron el suelo como espadas de hierro, salté sobre su espalda para tomar su cabeza pero una sacudida rápida me lanzó al aire y terminé cerca del guardián, parecía inquieto pero no hizo movimientos alguno. Tomé de mi cinturón una daga y esquivando un golpe más la clavé con fuerza en el pecho descubierto del demonio, a la altura del corazón, no podía fallar, sería su fin.

Inmóvil yacía en el suelo y la transformación cedió poco a poco, la daga que parecía pequeña en el pecho del demonio se veía mucho más grande en el pecho de la muchacha, ahora sin vida. De pronto el guardián se levantó y avanzó lentamente hacia el cuerpo, espada en mano, se arrodilló emitió un sonido que no pude entender, una especie de lamento. Se puso de pie y sin mirarme caminó hacia afuera, la luz del sol incineraba su armadura y su cuerpo, se perdió entre los árboles junto al arroyo que divide la villa, ahí donde escuché por primera vez esa voz…

castlevania-lords-of-shadow-20100616031721215_640w

El sueño me envolvió entonces, cuando la batalla al fin se había terminado. Cerca del crepúsculo volvía a despertar por el hambre, “todo fue un sueño”, me dije a mi mismo, pero al volver la vista, el cuerpo de una mujer en el suelo y una daga en su pecho me hicieron ver que todo fue real, lo que sucedió ahí me impresionó, el cristal oscuro absorbió el cuerpo de Thalía y quedó brillando junto a mi daga, tomé ambos y salí, esta vez a cazar, justo como la noche anterior…

Segunda parte del Relato del Vampiro…

Largos días y gratas noches…

-ALUcard