16 DE SEPTIEMBRE: ¿DÍA DE LA INDEPENDENCIA?

Una muy buena reflexión de nuestro compañero Sigifredo que me gustaría compartir con ustedes…

“Cada 15 de septiembre, muchos mexicanos nos ponemos un sombrero de palma y folclórico rótulo de “Viva México” y nos vamos a disfrutar en bola de la ceremonia de “El Grito”, donde nuestro Presidente de la República, o nuestro Gobernador, nuestro Presidente Municipal, nuestro delegado o nuestro embajador o cónsul, si estamos en el extranjero, nos hace henchir de orgullo de ser mexicanos, nos recuerda que hace tantos años que somos independientes y gritamos hasta desgañitarnos, vivas a nuestros héroes de la independencia. Hidalgo, Morelos, Allende, la Corregidora y demás personajes, son vitoreados por los mexicanos.

Otros mexicanos celebran “el grito” con cena elegante, o con noche mexicana donde se saborean platillos que son orgullo de nuestra cocina. Y hay quienes prefieren simplemente ver el grito por televisión tomándose un sabroso tequila en casa, a veces acompañados solamente de su familia.

Según la historia, “el grito” original, dado por Miguel Hidalgo, fue el 16 de septiembre de 1810 en la madrugada, no el 15 a las once de la noche, como se acostumbra darlo. La explicación lógica que yo encuentro al que el grito no se de en la fecha y hora originales, radica en que difícilmente quien diera el grito iba a encontrar público que contestara sus vivas si se hiciera el 16 en la madrugada. ¿Alguien sería capaz de desmañanarse para ir a dar el grito? Hay otras versiones que dicen que la costumbre de dar el grito el día 15 en lugar del 16, es porque ese día era el cumpleaños de Don Porfirio Díaz, presidente que consolidó la costumbre de festejar con ese evento la independencia.

Pero el tema de este artículo es otro. Me gustaría que reflexionáramos en ¿Por qué damos el grito el 15 y no el 27 de septiembre? ¿Por qué festejamos a Miguel Hidalgo y nos olvidamos de Agustín de Iturbide?

Me explico: Dice la historia oficial, que la guerra por nuestra independencia comenzó con el grito dado por Miguel Hidalgo, convocando al pueblo a levantarse en armas. De acuerdo, no discuto eso.

Yo estoy convencido de que Miguel Hidalgo no buscaba la independencia, sino desconocer a los reyes que se estaban apoderando del trono español, en beneficio de monarcas franceses. Incluso en “su” grito dijo “Viva Fernando VII”, que era el monarca español al cual Hidalgo defendía. Yo creo que la independencia fue la consecuencia de una guerra comenzada por Hidalgo, que no llevaba el objetivo de independizar al país, pero dejemos ese punto para otra discusión.

Lo que me llama la atención es que festejemos “la independencia” el 16 de septiembre, y no el 27.

¿Por qué el 27? Porque el 27 de septiembre de 1821 fue cuando la independencia de México fue consumada por Agustín de Iturbide, al frente del ejército trigarante. Hidalgo inició la guerra en 1810, y en julio de 1811 fue fusilado en Chihuahua. Diez años después de la muerte de Hidalgo, la independencia fue consumada por Agustín de Iturbide.

Entonces…

¿Por qué festejar el 16 de septiembre y no el 27? ¿Por qué contar nuestros años de “vida independiente” desde el 16 de septiembre de 1810, y no desde el 27 de septiembre de 1821? El 16 de septiembre comenzó la guerra que años después nos dio la independencia, pero la independencia como tal, comenzó en 27 de septiembre de 1821.

O sea que en 2010, por lo menos desde mi punto de vista, erróneamente festejamos 200 años de vida independiente. Estos se cumplirán en 2021. Nuestra independencia no comenzó con el grito de Hidalgo, sino con la consumación de la independencia, firmada por Agustín de Iturbide en 1821. Entre 1810 y 1821 hubo una guerra, pero el poder en nuestro país (que en ese entonces se llamaba “Nueva España”) lo seguía ejerciendo un virrey que dependía del monarca español. O sea que estábamos en proceso de llegar a ser independientes, pero no lo éramos aún.

¿Estamos en un error? Yo creo que sí. Uno no festeja su cumpleaños el día que fue concebido, sino el día que nació. El 16 de septiembre de 1810 fue “concebida” la independencia que duró en gestación once años y finalmente nació el 27 de septiembre de 1821.

A cualquiera le queda clara la reflexión. Pero entonces… ¿por qué festejamos erróneamente nuestro aniversario de independencia? ¿no les queda claro a nuestros historiadores y autoridades? Claro que sí… la razón de que festejemos el 16 es histórica.

Resulta que cuando Agustín de Iturbide consumó la independencia, nombró a esta tierra “El Imperio Mexicano”… y poco después se proclamó emperador. Eso no gustó a muchos, le declararon la guerra, lo llamaron “traidor”, lo derrocaron, lo hicieron huir a Europa y lo hicieron fusilar cuando tiempo después cometió el error de regresar a esta tierra que él había independizado. El acta de independencia se puede consultar, y ver que efectivamente, declara la independencia del “Imperio Mexicano”.

Pero eso es otra cosa. El que a mí no me guste el nombre que mi padre me puso, no es motivo para que yo lo desconozca y festeje el día de mi cumpleaños el día que me concibieron, y no el día en que nací. Si mi padre me puso “Imperio” cuando yo quería llamarme “República”, no debiera de ser razón para que yo niegue mi fecha de nacimiento y festeje la de mi concepción.

Obviamente, al festejar el 16 y no el 27, los mexicanos enfocamos nuestra memoria a Miguel Hidalgo, y le dedicamos nuestro olvido a Agustín de Iturbide. Honramos a quien nos concibió como país (sin proponérselo), y negamos a quien hizo que finalmente el nacimiento de México (con el nombre de “Imperio Mexicano”) fuera posible.

¿O usted qué opina?”

Anuncios