Réquiem por un punto y coma…

20111129-233343.jpg
Quiero compartir con ustedes este texto que me encontré y que es para los amantes de poder leer correctamente y escribir mejor, dice así:

El universo de las palabras sería un caos, y no un cosmos, sin los pequeños artefactos que representan los signos de puntuación. Cuando nuestros ancestros comenzaron a construir la escritura como plasmación física del pensamiento humano, toparon con una piedra de difícil instrumentación: trasladar a símbolos la prosodia, la cadencia con que las palabras gotean y el ritmo que producen sobre el oído virtual del lector.

Entre los infinitos mecanismos posibles, algunas lenguas optaron por una solución bastante parca: señalizar poco más que pausas y silencios, dejando al intérprete la peligrosa responsabilidad de reconstruir, con sólo estas indicaciones, la entonación de la que el amanuense intentó dejar constancia.

Pese a ello, el empeño viene funcionando con aceptable eficacia; además, cuenta con la ventaja de que reduce la representación a dos sencillos grafismos: el punto y la coma; mas, como pronto parecieran insuficientes, se les unió la combinación de ambos.

El punto y coma, por tanto, es un híbrido, como ya su propia extravagante grafía presupone. Tradicionalmente se le define como el representante de una pausa mayor que la que implica la coma pero menor que aquella que establece el punto. Tal definición –así estandarizada en decenas de textos de gramática– dejaría al estupefacto escribiente en la tesitura de tener que cronometrar hasta el milisegundo cada instante de mutismo; y aún así, de arriesgarse a emplear en la práctica tan ambigua norma, inevitablemente chocaría con casos frontera, en los que le fuera imposible decidirse entre la coma y el punto y coma o entre éste y el punto redondo. Peor lo tendría el lector que quisiera demostrar su pericia en la interpretación del texto, valiéndose de un estricto metrónomo mental que le permitiera revelar a su audiencia a qué símbolo corresponde cada ínterin como si fuera un virtuoso percusionista ante una retorcida partitura.

En realidad, y prescindiendo de la apariencia gráfica del signo, el punto y coma tiene personalidad propia y usos precisos e insustituibles; pero, lamentablemente, éstos son frecuentemente desconocidos, lo que provoca su cada vez más exigua presencia hasta el punto de que hay muchas voces que consideran que está “en desuso”.

Como no puedo sino estar en desacuerdo con lo antedicho, les traigo a continuación las normas de uso elemental de esta “especie en extinción”.

El más inequívoco empleo del punto y coma es para enmarcar los fragmentos de la oración cuando ya se usan comas para un nivel inferior, como sucede en la soberbia rima de Bécquer:
Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… yo no sé
qué te diera por un beso.

También allí donde separe frases con una ligazón semántica fuerte (por ejemplo: causa y consecuencia) que el punto rompería dando una falsa sensación de independencia entre ellas. En este caso, muchas veces puede sustituirse por los dos puntos; Antonio Machado decidió usar ambas opciones en estos versos:
En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón.

Igualmente, ante conectores del tipo “pero”, “aunque”, “sin embargo”, “en consecuencia”, “por tanto”, etcétera; especialmente, cuando la oración subsiguiente tenga una cierta longitud y sobre todo si ésta utiliza comas en su desarrollo, como sucede en este conocido fragmento de “El Quijote”:
“… se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el celebro de manera que vino a perder el juicio.”

Estos usos, y otros más o menos similares, nos llevan intuitivamente a una regla algo más en consonancia con las normas de estilo, donde se nos sugiere que el punto y coma es el candidato ideal allí donde la coma se hace insuficiente o reiterativa, o donde el punto supondría una inaceptable ruptura en la continuidad del pensamiento.

Por lo demás, no hay riesgo inminente de que la silueta del punto y coma desaparezca de nuestros teclados; al contrario, los lenguajes informáticos han hecho de él uno de sus tokens predilectos. Pero ya que está ahí, démosle también en el lenguaje humano, el lugar que se merece.

Por: Miguel A. Román

Largos días y gratas noches…
“El bien y el mal viven en mi”
-Alucard

Anuncios

Nube de tags…

Escribí casi todo lo que pasaba por mi mente el miércoles mientras divaga en el jardín, fumaba un cigarro y estaba virtualmente acompañado…

No hubo junta. Hoy no hace tanto frío. Me van a regañar si no llevo el horario. ¿Con qué enciendo mi cigarro? Voy a ver a Don Rodo. Tengo sed. Solo tengo tres pesos. Le voy a pedir su encendedor a ese wey de la otra banca. Pinche cigarro sabe bien feo pero ni modo. Necesito beber algo. Ay Caro, ay Caro, ay Caro. Que extraño sueño tuve anoche. Creo que soy fan de las serpientes. Soñé que me seguía una serpiente pero que nunca me alcanzaba. ¿Qué significará soñar con serpientes? Al fin que ni creo en la interpretación de los sueños. Imagínate que los sueños dicten el rumbo de tu vida. Yo digo que es gay. Ay wey Ö. Ah hahahaha pinche mamón. Tengo hambre. Duran muy poco los cigarros de ahora. Peluso está filtrando las MACs de los inalámbricos del enlace. ¿Dónde pinches está Peluso? ¿Estará abierto AlasChelas? Pinches mamadas. Quiero ver un a película. Voy a la casa de Don Rodo. Le voy a pedir un cigarro, va a decir que como chingo, siempre le ando pidiendo. Quiero aprender Pársel. Huele bien la casa de Don Rodo. ¿Por qué se va el internet de Peluso? Me voy a quedar sentado en el comedor. Nunca me han hecho un desaire yo creo que les acepto el caldito de pescado. ¿Pepsi? Está bien no me insistan. Elías es un chillón. Dice Don Rodo que se va de viaje. Justin Bieber (sick). El trabajo mejor pagado, seguro. Se siente bien hacer sentir bien. Bunbury dice que de vez en cuando está bien asustar un poco. ¿Cuándo sale el nuevo disco de Bunbury? Voy a poner Odiame. Está muy chido este caldo de pescado. Pican sus huesos, ya me tragué tres. Más Pepsi, gracias. Aún se va el internet, Peluso chafa no me contesta. Aplica la del RT. ¿Cómo pudo ganar el PRI en Michoacan? Son mamadas. Ya párenle con lo de Pacquiao y Márquez. Han perdido más que eso y no la hacen de pedo. Hipocresía. Quiero clonarme. Voy a hacer un Doppelganger. Ahora si le pido un cigarro a Don Rodo. Que hueva caminar. Que bella familia. Ya me cansé de escribir todo. No tengo idea de lo que voy a hacer con todo esto. Me voy a autoanalizar. ¿A qué hora saldrá Afri? Voy a caminar a AlasChelas. ¡Hasta que apareces inche Peluso! Cabrón. No confío en la gente que tiene cuenta de Twitter y no la usa. Le viene a dar en la madre a Slim. No he visto cinismo ilustrado. No pues si. Me voy a meter a Zumba. El men. Ya no voy a escribir nada. ¡Ay wey! Por ir escribiendo me voy a partir la madre. Bueno ya luego le sigo.

Y seguí pensando pero ya no apuntaba, esas cosas suceden, por lo general las cosas salen depende de la situación y bueno, ahí les dejo para que vean lo que pasa por mi mente en un ratito.

Largos días y gratas noches…

“El bien y el mal viven en mi”

-Alucard

Recuerdos…

Meditaba esa frase que apareció de pronto en mi cabeza justo antes de la despedida, esa que dice que no se ha perdido nada, por que cuando pierdes a aquellas personas que te han dado la vida quisieras regresárselas pero ya no puedes, me vienen a la mente bastantes recuerdos, de nuevo se presentan como formas etéreas, flotando a la vista como luz y oro, todos aquellos recuerdos que nos hacen esbozar una sonrisa y generalmente una lágrima aparece para “recordarnos” eso, precisamente, que es solo un recuerdo, pero acérquense, acérquense a mi dulces imágenes por que siento mi corazón conmovido estremecerse de juventud cuando aparecen, me hacen viajar, me hacen soñar, veo en ustedes días felices y entre ellos más de una sombra querida… Te propongo algo, te cambio esa lágrima por una sonrisa, te prometo que te durará más tiempo y sobre todo la disfrutarás más, también quisiera pedirte que no me hables de aquel cuyo aspecto alarma a la inspiración, no, guíame o acompáñame al confín del cielo en el que solo para aquellos que lo merecen brilla un goce puro, donde el amor y la amistad que nos confiere crean y ejecutan con el auxilio de nuestros hermanos los Dioses, lo que brota desde el fondo de nuestra alma, lo que tartamudean nuestros trémulos labios, bueno o malo, desaparece en el transporte impetuoso del momento y hasta muchas veces, después de pasados muchos siglos, se levanta de nuevo en toda plenitud de su forma, por que lo verdaderamente bello no es nunca perdido en la posteridad, irónicamente y como dice un muy buen amigo cubano, lo más horrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida… No dejemos que “lo que se ha ido” si es que le puede llamar así, nos haga perder la cordura en caso de que todavía exista algo de ella, no dejemos que nuestra falsa dependencia nos haga caer en el abismo de la melancolía, no dejemos que se nos olvide que la única manera de librarse de la tentación es caer en ella, pero sobre todo no dejemos que nada nos suceda, SEAMOS nosotros lo que sucede…

Largos días y gratas noches…

“El bien y el mal viven en mi”

-Alucard