De nadie más…

Volví, si, volví para quedarme aquí y no voy a permitir que alguien más intente obtener algo de ti, que te pretenda o te incomode con intenciones falsas, ¿Amistad? Si, así parece ser, pero en realidad puedo ver sus intenciones tan mediocres e interesadas que no puedo evitar una carcajada. Debo dejar en claro que mis métodos pueden llegar a ser un tanto… Perversos… Pero solo por mencionarlo, en realidad no quiero llegar a mostrar esa parte de mi que estoy seguro no quieren conocer, nadie lo quiere. He sido paciente y tolerante por que sé que puedes manejarlo, pero cuando las cosas empiecen a salirse de control, yo tendré que tomar cartas en el asunto y puedes estar segura que no será bueno, sábes que puedo hacerles daño en todos los aspectos, desde jugar con sus mentes para la peor tortura psicológica que conozco, el miedo, hasta un daño significativo en su ser, apabullando sus cuerpos hasta llevarlos al borde de perder la vida, incluso a veces siento que puedo ir más allá… ¡Tú me perteneces! Y no voy a permitir siquiera que lo intenten, sí tú no los detienes, entonces yo lo haré, el mundo entero, terrenal y divino tiene que entender que eres mía y de nadie más… Imagino que te has dado cuenta que nada se me puede escapar, me doy cuenta de absolutamente todo lo que pasa al rededor de ti, lo que te dicen, lo que no te dicen con palabras, lo que escriben entre líneas, quien te observa y quien no puede esconder la atracción hacia tu persona. Yo no te he mencionado una sola palabra por que de verdad confío en ti y creo que puedes decirme lo que te pasa, pero tú no has mencionado nada aún, jamás me has dicho cuando alguien más te dice que no puede dejar de pensar en ti, que busca una mirada tuya, que para mi mala fortuna, has brindado tal vez más de una vez y eso, no sé por que pero no lo puedo entender, ¿Acaso de hace falta algo, no soy suficiente? Eso se resuelve en cuanto tus palabras llenen mis oídos de todo aquello que no te he sabido dar, pero tu voz no aparece por ningún lado, solo dices que me amas, que eres feliz pero, ¿Quién me lo asegura? No logro entender muchas veces el por qué de tus silencios, el por qué de tu conformidad… Si yo estoy mal por amarte tanto al extremo de confesar que me invade una inexplicable rabia de solo saber lo que intentan, entonces quiero que me lo hagas saber, pero no solo con palabras, quiero hechos. Entiende que no quiero perder ese sentimiento de pertenencia que me embriaga de felicidad, no quiero que tus ojos ni tus besos dejen de expresar eso que aseguras sentir por mi, haz entendido mi idioma y me gusta que te expreses así, pero nunca está demás que me lo digas de vez en cuando, yo tengo tu corazón, tu mente, tu alma y tu cuerpo y jamás dejarás de ser mía, solo mía y de nadie más…

Largos días y gratas noches…

“El bien y el mal viven en mi”

-Alucard

Anuncios

3 respuestas a “De nadie más…

  1. Woah, aunque posesivo, pero hermoso texto. 😀 Genial, Alucard (a veces no sé si decirte tu nombre propio, porque me gusta decir los nombres propios, pero quizás y estás escondiendo tu identidad del internets, una nunca sabe). 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s