La chica de Bellflower, CA.

Aún se me enchina la piel solo de pensarlo, pero esque tengo que contarles cuan perversa puede llegar a ser, nada más para empezar, sacó de su casa a un hombre aferrado a sus raíces hasta la muerte… Es difícil encontrar en una sola persona tantas cosas, una extraña mezcla entre el bien y el mal, algún derivado de lo que soy yo. Sensible pero a la vez dura como una roca, risueña pero con la seriedad necesaria para enfrentar las consecuencias de sus actos, con una extraña ingenuidad atractiva que en cualquier momento puede convertirse en una experiencia perversa de descubrimiento por medio de la práctica, incansable defensora de sus pensamientos y creencias, fiel amante de la naturaleza, hiperquinética, electroestática, intergaláctica, aerodinámica, estereofónica, estratosférica, afrodisíaca, ninfomaníaca, bonita, espontánea, sexy, inteligente y divertida, tragona, impaciente, enojona, berrinchuda y demasiado confiada, linda, cariñosa, detallista, creativa… Me harían falta algunos gúgolplex de espacio para describir su belleza. Se sienta y piensa sobre lo que hace y que sucederá, le cuesta trabajo tomar una decisión y hay que darle un pequeño empujoncito, se entrega al total y no tiene miedo de demostrar a quien ama que sí se puede hacer la guerra en la cama y el amor donde se le de la gana, como ninguna toma el mando de cualquier consola de videojuegos y vence con rudeza, y a la vez es capaz de tapizar la azotea con globos rojos en forma de corazón para una cena romántica preparada con sus propias manos a pesar de que no es la mejor en las artes culinarias, escribe correos electrónicos bajo la influencia del alcohol y se esconde para vomitar. Nunca olvida a las personas de las que aprende lo bello de la vida y con frecuencia comete el error de querer sacar de su mente lo que está en su corazón. Hay que tener cuidado de su sonrisa, puede petrificar a cualquiera que la vea. Afortunado aquel que la conozca…

Si, yo también pienso que es perfecta…

Largos días y gratas noches…

“El bien y el mal viven en mi”

-Alucard

Anuncios